Nuestra primer experiencia de muestreo en familia