El cangrejo rojo, una especie invasora de cangrejo
El Procambarus clarkii, una especie de cangrejo de agua dulce nativa de los E.U.A, pero una peste invasora en toda Europa.

Además de alterar el uso de la tierra e introducir contaminantes, las personas también influencian los ecosistemas a través de la introducción de nueva vida animal y de plantas. Eso ocurre accidentalmente con frecuencia, por ejemplo, por medio de barcos que transportan algas presas en sus fondos, pero a veces deliberadamente para modificar el equilibrio del ecosistema. Es generalmente catastrófico y con resultados duraderos.

Vea este vídeo de corta duración del Smithsonian Environmental Research Center (Centro Smithsoniam de Estudio Ambiental), para descubrir como el ser humano introdujo accidentalmente, o deliberadamente las especies no nativas, como los científicos las han rastreado y cómo podemos hacer un trabajo mejor para impedirlas en el futuro.

 

 

Es importante recordar la diferencia entre especies no nativas y las invasoras. Cualquier especie que viene del exterior es no nativa. Son las prejudiciales las que los científicos llaman de invasoras.

Las especies no nativas invasores (o INNS), son consideradas como la segunda mayor amenaza a la biodiversidad después de la pérdida de hábitat. Impactan la biodiversidad al desplazarse o aprovecharse de especies nativas, a través de la destrucción de hábitats o por la introducción de nuevos parásitos o enfermedades. Las principales implicaciones directas son las amenazas de depredación y competición contra las especies nativas. Por ejemplo, la cantidad de ratones de agua en el Reino Unido disminuyó, como resultado directo, a través de la depredación realizada por la Marta no nativa.

Las INNS también pueden afectar el ecosistema más ampliamente. Las cuencas hidrográficas fluviales son vulnerables a las especies acuáticas invasoras, como el cangrejo americano. A lo largo de las márgenes de los ríos, monocultivos densos de plantas, como el bálsamo del Himalaya y la Poligonácea japonesa pueden excluir a las especies nativas. Cuando esas especies invasoras mueren en invierno, dejan las márgenes de los ríos descubiertas, exponiendo las mismas al aumento de la erosión del suelo.
 

¿Qué podemos hacer?

Ayudar a parar la introducción y proliferación de especies invasoras por medio de las siguientes directrices:

  • ¡No plante una peste! Verifique si cualquier planta que compre para su jardín, no es invasora; pida ayuda a los empleados de parques y jardines del lugar;

  • No ponga una peste en su equipaje al viajar. Esté atento, frutas y legumbres, plantas, insectos y animales pueden cargar pestes o ellos mismos volverse invasores;

  • Limpie sus botas antes de caminar en una nueva área, para eliminar semillas de hierbas dañinas y patógenos que usted puede transportar;

  • No libere peces y plantas de pecera, carnada viva u otros animales exóticos en el medio salvaje. En caso de que planee adquirir una mascota exótica, realice una investigación para confirmar si podrá comprometerse en cuidar de la misma;

  • Sea voluntario del parque o reserva natural local para contribuir con la eliminación de especies invasoras;

  • Ayude en la orientación de terceros sobre la amenaza.

Visite nuestra página Tomando Actitud, para obtener más sugerencias y descubrir otras formas de conseguir un impacto positivo sobre los recursos naturales del agua dulce.
 

Lectura Adicional

Banco de datos Global de Especies Invasoras - busque por especies, país o hábitat.

 

Próximo > Empiece a Probar